ANSES pide más investigación y atención adecuada a personas EHS

La Agencia Francesa de Alimentación, Medio Ambiente y Salud y Seguridad ocupacional (ANSES) pide que se amplíen los esfuerzos de investigación y que se proporcione atención adecuada a personas afectadas por EHS (hipersensibilidad electromagnética).

Hoy, la Agencia, publica los resultados de su evaluación experta sobre hipersensibilidad a las ondas electromagnéticas. Este trabajo se basó en toda la literatura científica disponible, así como en numerosas audiencias con hospitales y médicos generales, investigadores, asociaciones y las personas afectadas. La evaluación de expertos reveló la gran complejidad del tema de la electrohipersensibilidad (EHS), y concluyó que, de acuerdo con el estado actual de los conocimientos, no existe por el momento evidencia experimental sólida que establezca un vínculo causal entre la exposición a campos electromagnéticos y los síntomas descritos por las personas electrohipersensibles. La Agencia también enfatizó que el sufrimiento y el dolor expresado por las personas electrohipersensibles es una realidad de la vida, requiriéndoles que adapten sus vidas diarias para enfrentarlo. En este contexto, la Agencia recomienda proporcionar una atención adecuada a las personas afectadas y realizar trabajos de investigación, en particular estableciendo estudios cuyas condiciones experimentales tengan en cuenta las circunstancias de las personas EHS.

Organización mundial de la Salud

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce como una patología, pero no como enfermedad, la hipersensibilidad electromagnética. Señala que la industrialización y las sucesivas revoluciones tecnológicas han aumentado considerablemente la diversidad de fuentes de campo electromagnético.

Se refiere a las pantallas de televisión y ordenadores, a los teléfonos móviles y sus estaciones de base y constata que desde hace tiempo muchas personas acusan problemas de salud atribuidos a la exposición a los campos electromagnéticos.

Los síntomas asociados a esta hipersensibilidad pueden ser dermatológicos (erupciones en la piel, picores, sensación de quemazón), neurasténicos y vegetativos (fatiga, problemas de concentración, aturdimiento, náuseas, palpitaciones cardiacas, trastornos digestivos).

La hipersensibilidad electromagnética afecta a una de cada mil personas en el mundo. La OMS ha identificado a países como Suecia (que ya la ha reconocido como enfermedad), Alemania, Dinamarca, Reino Unido, Austria y Francia, como los más afectados por esta hipersensibilidad.

Nuevo estudio

Las ondas electromagnéticas de radiofrecuencia han sido una gran preocupación para la salud, el medioambiente y la sociedad desde hace varios años, tanto en Francia como en el extranjero. A pesar de las medidas adoptadas para regular y monitorear los niveles de exposición a campos electromagnéticos, durante varias décadas la literatura científica ha informado regularmente casos de personas que sufren de diversos trastornos atribuidos a la exposición a campos emitidos por electrodomésticos, instalaciones eléctricas y dispositivos de comunicación.

En este contexto, la Agencia ha publicado varias opiniones e informes colectivos de evaluación de expertos, especialmente en 2003, 2005, 2009, 2013 y, más recientemente, en 2016, sobre los riesgos potenciales para la salud de la exposición a ondas de radiofrecuencia. También desea prestar la debida atención a la cuestión de la hipersensibilidad electromagnética (EHS), al dedicar una evaluación específica de expertos en profundidad a este tema.

Esta evaluación de expertos, cuyos resultados se publican hoy, se basó en un análisis de la literatura científica y en numerosas audiencias (con hospitales y médicos generales, investigadores, asociaciones y personas afectadas). También se complementó con datos basados en más de 500 comentarios adicionales de científicos y partes interesadas, en el marco de la consulta pública abierta que se realizó del 27 de julio al 15 de octubre de 2016, y que se basó en un informe preliminar de evaluación de expertos.

Conclusiones y recomendaciones de la Agencia

La evaluación de expertos de la Agencia mostró la gran complejidad del problema de la electrohipersensibilidad. En primer lugar, según este informe, actualmente no existen criterios de diagnóstico validados para EHS, y la evaluación de expertos encontró que solo es posible definir EHS sobre la base de autoinformación por parte de los individuos.

La Agencia también concluyó que el dolor y el sufrimiento (dolores de cabeza, sueño, atención y trastornos de la memoria, aislamiento social, etc.) expresados por las personas electrohipersensibles es una realidad de la vida que les exige adaptar su vida cotidiana para enfrentarla.

Los 40 expertos, que trabajaron en esta evaluación durante casi cuatro años, investigaron muchas hipótesis en un intento de comprender estos síntomas. Sin embargo, el conocimiento científico actual no muestra ninguna relación de causa y efecto entre los síntomas de las personas que se declaran electrohipersensibles y su exposición a las ondas electromagnéticas. Sin embargo, estos síntomas, que pueden tener un impacto significativo en la calidad de vida de estas personas, requieren y garantizan una atención adecuada por parte de los agentes de servicios sociales y de salud.

Con este fin, la Agencia recomienda a la Autoridad Nacional de Salud de Francia que considere la pertinencia de formular recomendaciones para que los profesionales de la salud garanticen una atención adecuada a las personas electrohipersensibles. La Agencia también recomienda desarrollar capacitación para profesionales de la salud sobre el tema de electrohipersensibilidad y capacitación para profesionales de servicios sociales para apoyar y asesorar a las personas electrohipersensibles, así como tomar en cuenta sus preguntas y expectativas en sus prácticas y fomentar una mayor coordinación entre los profesionales involucrados en su cuidado.

La Agencia también recomienda continuar la investigación:

Fortaleciendo las interacciones entre los científicos y las asociaciones de personas que se electrohipersensibles.

Apoyando el establecimiento de una infraestructura de investigación adecuada para la investigación de EHS, principalmente con el fin de realizar estudios de seguimiento a largo plazo, asegurando al mismo tiempo que se controlan las condiciones experimentales y teniendo en cuenta las circunstancias de las personas que se declaran electrohipersensibles.

Asegurando fondos a largo plazo para trabajos de investigación sobre los efectos en la salud de las radiofrecuencias.

El Consejo Europeo ya lo hizo, en una Resolución de 2014, proponiendo que se impulsara la adopción de un principio de precaución que tuviera en cuenta los riesgos de efectos biológicos no térmicos de las emisiones de campos electromagnéticos.

La investigación francesa pone de manifiesto lo poco que se ha avanzado al respecto en estos cuatro años sin embargo las nuevas tecnologías no han parado de crecer y aumentar el fondo electromagnético en el que nos encontramos todos inmersos.